28 diciembre 2012

Traficantes de drogas compran aviones a España

Colombianos relacionados con el «cartel de Medellín» han adquirido recientemente dos aviones DC-8 procedentes de la empresa española de vuelos chárter Air Cargo Spain, declarada en quiebra, según ha podido saber en fuentes judiciales. Los aviones, actualmente depositados en la terminal de carga del aeropuerto de Barajas de Madrid, fueron vendidos a principios de este año a la empresa ABG Corporation, con sede en Estados Unidos. Al frente se encuentra el colombiano Fernando Birbragher y el cubano Hernando Gutiérrez, relacionados con el narcotráfico colombiano, destino para el que podrían desviarse los aparatos, según los documentos a los que ha tenido acceso este periódico.


Así, Fernando Birbragher, de cuya inicial del apellido toma la empresa ABG la segunda letra, fue condenado por un delito menor en 1981, después de que estableciera un pacto con el fiscal de Miami para desvelar la trama de una organización de narcotráfico que implicaba también al Great American Bank.

En esta confesión judicial, Birbragher admite que se unió a Manuel Garcés -conocido miembro del «cartel de Medellín» - para formar una empresa, Interfil, dedicada al tráfico de cocaína y hachís y para blanquear el dinero procedente de estas actividades y desviarlo a cuentas numeradas en Suiza. El documento, firmado por el colombiano, asegura que los beneficios de la organización alcanzaron la cifra de seis mil millones de pesetas durante dos años. El otro socio conocido de la empresa que ha adquirido los aviones españoles es Hernando Gutiérrez -la G de ABG-, según consta en un poder notarial expedido en Florida. Gutiérrez tiene además en la actualidad una empresa que se dedica al negocio de transportar flores desde Colombia a Miami, fórmula utilizada en alguna ocasión por los narcotraficantes. Fue detenido en una ocasión por violar normas de aviación.

La empresa ABG Corporation fue inscrita en el estado norteamericano de Delaware y se desconoce su objeto social, debido a que las leyes de este estado permiten mantener en secreto estos datos. Para formalizar la compra de los dos aviones, Hernando Gutiérrez abrió una cuenta en la sucursal del Paseo de la Castellana número 114 de Madrid del Banco de Jerez, según consta en un documento de esta entidad bancaria, al que ha tenido acceso este periódico. Esta cuenta número 1.010-02 se abrió con más de veinte millones de pesetas en dólares norteamericanos.

La escritura pública de compraventa definitiva fue firmada el 2 de noviembre de 1988, figurando como vendedores los liquidadores de la sociedad, Salvador Peña Ochoa, Rafael Quecedo Aracil y Juan Lorca Cano, y como comprador Hernando Gutiérrez, en representación de la empresa AGB Corporation. José Mena Fos, uno de los propietarios de Air Cargo, junto a Federico Struch Monzó, reside en la actualidad en Miami, con un muy elevado tren de vida y, siempre que se desplaza a Madrid, se instala en una suite de un moderno hotel de cinco estrellas. El precio total de la venta, según las escrituras públicas otorgadas por ambas partes, es de ciento doce millones setecientas cincuenta y ocho mil pesetas.

El traslado de los aviones a Estados Unidos se encuentra pendiente de la decisión judicial de Enrique Forteza, juez que actualmente se encarga del caso, ya que existen varios procesos judiciales en relación con la propiedad de los dos aviones. Los aviones llevan tres años estacionados en la terminal de carga del aeropuerto de Barajas por lo que ahora mismo se encuentran inservibles. No obstante, fuentes de Aviación Civil aseguraron que los aparatos pueden ponerse de nuevo en uso si son trasladados a Estados Unidos y se les somete a una revisión, con un coste económico mínimo, dado que los aviones tienen relativamente pocas horas de vuelo.

Precisamente hoy se inicia en Madrid una reunión de la llamada Trilateral contra la Droga, en la que participan España, Estados Unidos y Francia. En esta ocasión, asistirán también representantes de los gobiernos de Colombia, Perú y Bolivia, principales paises productores de drogas en Hispanoamérica. La reunión, que se clausurará mañana miércoles, tiene como objetivo coordinar la política de estos paises para luchar contra el narcotráfico, en especial, la cocaína.

No hay comentarios:

Publicar un comentario